Jabonera de madera botón grande

12,50 

Jabonera de madera de abedul con forma de botón de 10 cm de diámetro. Incluye una bolsa de algodón orgánico.

Elaborada de forma artesanal en A Estrada, Pontevedra

Elaboración artesana, diseño original y elegante.

Jabonera de madera de abedul elaborada a mano en un taller artesano familiar.

Su original forma de botón mantiene los jabones ventilados, alargando su duración.

Acabada con un producto de certificado ECO que garantiza una buena conservación en espacios húmedos.

Incluye una bolsa de algodón orgánico.

Dimensiones: Ø 8 cm, altura 2,5 cm

 

Consejos de conservación:

1.- Retirar con frecuencia Los restos de jabón que se acumulan en la superficie de la jabonera con un paño.

2.- Limpiar la superficie con un paño húmedo hasta eliminar todo el jabón.

3.- Una vez cada seis meses es aconsejable sacar la jabonera del baño y dejarla en un sitio seco y ventilado un par de días para que se retire toda la humedad acumulada.

Estas jaboneras están acabadas con un producto ECO específico para ambientes húmedos como el baño (lasur). Tiene la particularidad de que no crea una película en la superficie como el barniz, sino  que facilita la regulación de la humedad en la madera

La parte posterior de las jaboneras tienen 4 puntos de silicona para levantarlas y que no estén permanentemente en contacto con el agua, facilitando así la circulación del aire y el secado de las mismas.

Atalanta Madera,  7ª generación de una familia dedicada a la tornería artesanal en madera

Isabel y Ana Neira son dos hermanas herederas de una larga tradición familiar en la  tornería artesanal de madera en la parroquia de Berres en A Estrada (Pontevedra). 

Se criaron escuchando contar historias de tornos, torneros, madera, piezas.. y el oficio las atrapó. Entre las dos se ocupan del diseño, el torneado y el acabado de cada objeto que realizan con mucho arte y mimo.

Atalanta Madera recupera el espíritu renacentista del artesano que gestiona el proceso de producción completo. Isabel y Ana supervisan la madera que utilizan, escogiendo las de proximidad y de cortas controladas, preparan los bocetos de las piezas y afinan la realización de las mismas. También seleccionan los acabados idóneos para cada uso — procurando siempre que sea lo más natural posible–  y aprovechan para el packaging elementos que hasta ahora se tiraban como la viruta de madera.

Les encantan los desafíos. Mantener y actualizar un oficio artesano tradicional ya es un reto de por sí, pero ellas van más allá. Colaboran con otros artesanos, realizan piezas especiales por encargo y siempre están pensando en diseños nuevos para darle vida al mejor y más sostenible de los materiales que la naturaleza nos ofrece.